218. Desde el albergue municipal de Logroño

Tengo delante de mí el libro de los peregrinos del albergue municipal de Logroño. Desde Estella no escribo a Laura.

Llega Eva, la mujer de la limpieza, una mujer afable. Eva me dice que el lugar desde donde escucho el crotoreo de las cigüeñas, sobre el campanario, es la iglesia de Palacio.

A las nueve he dado por concluida mi escritura en el libro de peregrinos. Reverso de la página veinticuatro, anverso de la veinticinco. Recordaba haber soñado con una ruptura pero no recordaba con quien. Todo el tiempo vuelan plumas. La frecuencia en mis oídos ha bajado de intensidad.

*Escrito un 6 de Mayo/ 2009

**Ya me he despedido de Navarra, el peregrino con el que se fue el Mundo, el arcano XXI. Este nunca llegará a Finisterre. Se quedará en Corcubión, esperando por mí que nunca llegué hasta ahí, porque yo decidí que mi destino fuera Muxía. En Corcubión, haciéndole compañía a El Mundo, también se quedó la Templanza, el arcano XIV. 

Anuncio publicitario

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: