219. El instante entre las niñas de Nájera

Una comba giraba en el aire, eran los niños y niñas de Nájera. Salté con ellos y luego todos me rodearon para hacerme preguntas… Actuaron para mí, la obra del colegio que ensayaban, ‘Grease’, y después algunos escribieron en mi Moleskine. Por ejemplo: «Soy Andrea, por favor, quiero que en Arnedo, el pueblo de La Rioja, preguntes por Manzano. Tiene 18 años, gafas, un pearcing en el labio y es rapero. Quiero que si encuentras a alguien que le conozca, le mandes un gran beso de mi parte.» Yo les hablé de Laura y de lo peligrosas que pueden llegar a ser las drogas a una edad tan temprana. Fue tanta la algarabía que se montó durante ese rato, en que la chiquillería me rodeó, que lo siguiente que sucedió fue como un gran jarro de agua helada que a uno se le viene encima sin estarse del todo espabilado.

*Escrito un 8 de Mayo/ 2009


**En Navarrete el arcano de la Fuerza se había ido con Erik, un belga, del que me costó despegarme, porque él parecía no querer hacerlo, y a quien me encontré en Santiago, mostrándomela entonces. La Fuerza en el tarot Rider&Waite, el que llevaba conmigo, representa, al contrario que en el resto de los tarots, el arcano número VIII. En Nájera, en la jornada siguiente me quedé sin la Sacerdotisa (II) y el Mago (I), porque yo misma me desprendí de ellos, para entregárselos a dos hermanas geniales con las que compartí unas horas felices. Luego, cuando las dejé, sucedió esto que relato. Todos los niños tomaron una carta del mazo, que depositaban luego donde querían y yo sentía que mejores energías era imposible que me acompañaran. 

Anuncio publicitario

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: