222. Escrito desde Mansilla de las Mulas

He regresado al albergue municipal de Mansilla de las Mulas. Me he sentado en el patio a escribir. Miora llamó varias veces hoy. Pero su mensaje de ayer inhibe que le conteste. Me decía que ni a ella ni a su hija les importaba la vida de Laura, y que no sabían lo que le había estado contando. Creo que cuando vuelva a la ciudad origen la historia con el señor Palmer, sus hijos y mi pasado la daré por finalizada. ¿He hablado ya del geranio que hay en esta mesa? He dejado de escribirle en los libros de peregrinos a Laura. Eso también es una señal. No respondo tampoco a las llamadas de Coga. Pero todo el día, desde ayer, he conectado con la sensación de dejarme fluir con otro, sea cual sea la dimensión de la experiencia.

*Escrito un 16 de Mayo/ 2009

Anuncio publicitario

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: